ENERGIAS RENOVABLES EN AMÉRICA LATINA & COLOMBIA

Las energías renovables en América latina & Colombia tiene un inmenso potencial para el desarrollo económico de la región-solar eólica, biomasa, geotérmica- que pueden ayudarle a diversificar su matriz energética y permitirle contar con un sistema eléctrico más seguro, confiable y limpio. Muchas personas e industrias se están animando por estas fuentes de energías renovables, principalmente porque los precios de estas tecnologías han bajado radicalmente.

La energía renovable América latina tiene un potencial equivalente a casi siete veces la capacidad mundial instalada. De hecho, podría atender y sobrepasar su demanda energética sin recurrir a combustibles fósiles. Pero solo un 12% de su electricidad proviene hoy de fuentes renovables no convencionales.

Esta capacidad plantea una evidente oportunidad económica y de desarrollo regional que ayudaría a enfrentar el cambio climático y que bien aprovechada traería muchos beneficios sociales y sería más respetuosa con la vida de los ciudadanos y de la naturaleza.

Hoy la tendencia de consumo indica que hay una mayor dependencia al uso de combustible fósiles, como el gas natural que genera emanaciones de efecto invernadero. Colombia depende cada vez más del carbón para producir energía y para exportarla

ENERGÍA RENOVABLE: HIDROELÉCTRICA

Se pretende también generar mayor hidroelectricidad, particularmente en la región andino-amazónica y centroamericana, pese a sus impactos socioambientales, incluyendo importantes emisiones de metano, sus altos costos económicos y a que las represas resultan cada vez más vulnerables a variaciones en las precipitaciones (sequias e inundaciones) agravadas por el cambio climático. Es importante apostar en otras fuentes de energías renovables en América Latina y Colombia, para no depender de solo ésta fuente de energía en periodos de sequia como lo es el fenomeno del niño.

UN PASO PARA DESCARBONIZAR LA ECONOMÍA CON ENERGÍAS RENOVABLES

Los gobiernos del continente y el sector privado deben materializar urgentemente los cambios regulativos, tributarios, económicos y sociales requeridos para descarbonizar la economía. La energía alternativa debe ser cuanto antes un componente importante de la matriz energética y no, como hasta ahora, una suma de proyectos pilotos e intentos marginales.

¿QUÉ PASA EN COLOMBIA CON LAS ENERGÍAS RENOVABLES?

En la conferencia para el cambio climático llevada a cabo en Paris en 2015, Colombia se comprometió a disminuir el 20% de sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. ¿Cómo planea lograrlo? Con inversiones que contribuyan a mejorar la eficiencia energética y conduzcan a sustituir combustibles fósiles por energías más limpias.

El país es responsable del 0,46 por cientos de las emisiones de CO2 a nivel global un porcentaje muy bajo con respecto a otras naciones. Pero si no toma medidas inmediatas, estas podrían aumentar 30% para la tercera década del siglo.

De acuerdo con la unidad de planeación minero-energética (UPME), el 70% de la energía del país proviene de las hidroeléctricas, una fuente renovable y amigable con el ambiente, pero la usamos en un porcentaje tan alto que nos deja a merced de la lluvia: un círculo vicioso si lo que se pretende es disminuir los efetos del cambio climático.

No obstante, la matriz energética debe diversificar todas las fuentes de energías, al tiempo que se deben gestionar los riesgos del fenómeno del niño en un país que tiene alta dependencia a los recursos hídricos. En efecto, alrededor del 70% del suministro de energía eléctrica proviene de hidroeléctricas y más del 25% de las plantas térmicas se mueven con carbón y gas; mientras que la participación de las energías no convencionales no llega al 1%.

Por ejemplo, la guajira tiene el mayor potencial eólico del país gracias a sus buenos vientos, Si se aprovechara solo el 50% de su área, este potencial sería cercano a los 15000 MW, es decir, equivaldría al 90% del total de la capacidad instalada de generación de energía en el país, que es de 16700MW.

GREFIX puso interés en la energía solar fotovoltaica como una respuesta innovadora, inagotable y una oportunidad para apostar por el futuro de Colombia en infraestructura tecnológica y en beneficios sociales a las comunidades.

¿QUIENES PUEDEN GENERAR ENERGÍA LÍMPIA EN COLOMBIA?

Se definieron dos tipos de usuarios auto-generadores: a gran escala y a pequeña escala. En el primero se encuentran aquellos que tienen capacidades de generación superiores a 1000KW. En el segundo, los que cuentan con una potencia inferior a esa, una casa, por ejemplo, tiene alrededor de diez kW de capacidad instalada.

La resolución CREG 030 de 2018 definió recientemente mecanismos sencillos para que estos auto-generadores, de pequeña escala usuarios residenciales, así como los comerciales y pequeños industriales, produzcan energía y puedan vender los excedentes de energía al sistema interconectado nacional. Entonces, ya existen condiciones para que cada uno de los más de 14 millones de usuarios interconectados a la red eléctrica nacional pueda ser generador de energía y competir con los generadores tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *